Sígueme, sin miedo

SÍGUEME, SIN MIEDO
Anímate a seguirme por mail, Facebook y Google+.
No olvides bajar por la página para ver los textos al completo en la pantalla.
Disfruta con lo leído y siéntelo.

miércoles, 25 de junio de 2014

Los dientes perezosos

Decían que había unos Dientes que eran muy perezosos.

No querían masticar la comida que la Sra Boca les ofrecía y por eso ella estaba muy ofendida.

Llegó un día que el resto del cuerpo no quiso continuar avanzando. Las hermanas Piernas se pararon y, por lo tanto, los Dientes tampoco iban a ninguna parte...con lo que a ellos les gustaba viajar...

Estos Dientes perezosos empezaron a quejarse y a discutir con el resto del cuerpo.

El Gran Corazón, que era muy pasional, no les quería bombear sangre, para fastidiar, y así conseguir que se cayeran y se fueran.

Pero al final intervino el Sr Cerebro, muy respetado por todos los órganos: Dijo así: -yo, como anciano del cuerpo, pretendo poner paz en este organismo alborotado.- Y todos escucharon lo que decía, muy atentos, sobretodo los gemelos Oídos.

Le pregunto a los Dientes por qué no querían trabajar y ellos dieron sus razones: -la comida está muy dura, el resto del cuerpo no para de exigirnos masticar más rápido, no tenemos pausas para descansar y, lo peor es, que no nos llevamos bien con la Sra Boca porque no nos deja ver la luz, siempre tan cerrada y apretada.-

El Sr Cerebro hizo las siguientes recomendaciones a todas las partes afectadas: -a ver, el vivir tranquilo es más saludable que el estrés, presionar a los Dientes para que trabajen más rápido sin ninguna compensación les provoca rebeldía, la Sra Boca debería sonreír y hasta reír a carcajadas más a menudo para que los Dientes puedan ver la luz.-

Ahora, dirigiéndose a los Dientes directamente, les dijo: -Por vuestra parte, Dientes, debéis trabajar sin queja y siempre que sea necesario, con alegría y ritmo.- Siguiendo estas recomendaciones, el cuerpo al completo avanzaría mejor y más equilibrado.

Al final, todas las partes se pusieron de acuerdo, chocaron los cinco he hicieron un equipo tan coordinado que llegó a ser la envidia de toda la naturaleza, llegando a ser un organismo de perfecto funcionamiento.

Las hermanas Piernas corrían, saltaban, el Gran Corazón latí de alegría marcando el compás que el resto bailaba sin cesar.

Y de este modo, la vida se convirtió en alegría completa.

jueves, 19 de junio de 2014

La podredumbre transmutable

Mi cuerpo ya no es corpóreo
se convirtió en alma, espíritu puro
que vaga por las entrañas
de la sociedad oscura,
por la maraña de calles
que forman tu mente,
nuestra mente,
La mente.

Mentalidades rígidas e involutivas
físicas y materiales
que echan el lazo y atrapan,
arrastrando al submundo,
aquellas almas desorientadas
que vagaban por las calles
de entrañas oscuras.

De pronto, una fuente,
un manantial de vida
surge de las profundidades,
de las tinieblas llenas de dragones,
fuego y terror,
son los propios pensamientos
que fluyen al exterior.

Y emanan olores nauseabundos,
fétidos y corruptos,
podredumbre provocada
por una vida vacía de sentido
y llena de ansiedad.
Vomitando hasta el último
sentimiento infrahumano
valorado como el mejor,
pero podrido hasta el alma.

A medida que la fuente
va abriendo su caudal,
más y más van saliendo
y se van distribuyendo
alrededor del cuerpo físico
cual aquelarre místico.
Y esa minucia humana
en el centro de todo,
ahora se siente el universo completo
cortador de cabezas,
devastador de muchedumbres,
erradicador de maldades.

Y una luz blanca azulada
aparece llenando el espacio,
espíritu purificador
desembozador de tuberías,
aliviador de tragedias,
consolador de penas.
El cuerpo metafísico se eleva
por encima de la fuente,
más allá de los temores y horrores,
dejando atrás su material existencia.

Vete, escápate, no mires atrás,
aprovecha tú que puedes
no te estanques en el lodo,
no permitas que el pantano
de la tristeza más triste
se apodere de tus deseos
de vivir, soñar y ser feliz.

Tú, que todavía estás a tiempo,
sigue este consejo
que sale de las almas ya perdidas,
aunque no de las bocas consumidas
en sus propias falacias reactivas.

Sigue el ejemplo del pájaro libre,
de la montaña inmutable,
del agua adaptable
y sé feliz.